Nos encargamos de evaluar e investigar moral y económicamente a los futuros arrendatarios, a través de un minucioso estudio crediticio, accediendo a información veraz de las principales centrales de riesgos y verificando la información contenida en los formularios de solicitud de estudio de arrendamiento. De esta manera garantizamos que quien ocupa el inmueble es una persona confiable.